1/11/2007

¿Qué nos hace decir SÍ cuando deberíamos decir NO?

En ocasiones nos comprometemos a realizar tareas, aún sabiendo de antemano que tenemos poco tiempo para ellas y que es probable que no logremos completarlas. El resultado es una sobrecarga de trabajo que redunda en perjuicio de nuestra productividad. Los motivos para hacer esto (decír que sí cuando deberíamos decir que no a aceptar tareas) pueden ser:

Búsqueda de gratitud. Al aceptar hacer el trabajo que corresponde a otros sacar adelante nos estamos ganando su gratitud y aceptación: por conseguir caer bien entre los compañeros, o impresionar al jefe, podemos acabar acumulando muchas más tareas pendientes de las que somos

(…)

Seguir leyendo

29/06/2006

La cortesía aplicada al correo electrónico

Se trata en esta cuestión, más que de mejorar nuestra propia productividad, de no interferir en la de los demás. Todos los que tenemos al menos una cuenta de correo electrónico nos vemos invadidos por un número ingente de mensajes, no todos importantes ni imprescindibles. Además de sufridos destinatarios de mensajes de correo electrónico prescindibles, con las bandejas de entrada a rebosar, también somos remitentes de muchos mensajes, por eso, podemos tener un gesto de bondad hacia nuestros compañeros, y considerar estos seis puntos sugeridos por Stephanie Winston antes de pulsar el botón enviar:

¿Puedo retener esta información para una

(…)

Seguir leyendo

18/06/2006

Entrevista interrumpida por una llamada telefónica

Es frecuente encontrarnos en medio de una conversación y que suene el teléfono, y por no elegir con decisión a uno de los dos interlocutores (al remoto o al presencial) acabaremos descontentando a los dos. La persona que estaba con nosotros, mirará para otro lado, intentando no escuchar para no parecer indiscreto; el que acaba de llamar tan inoportunamente, se encontrará con un interlocutor que está deseando colgar, y que da respuestas evasivas.

Para evitar tan desagradable situación, es recomendable silenciar el móvil durante cualquier reunión, y devolver luego las llamadas perdidas, y si esto no nos resulta posible, o

(…)

Seguir leyendo